Hay que admitirlo, nos encontramos en la era del “me gusta”, del GIF gracioso de turno y de los comentarios inteligentes. Es decir, de personas ávidas en materia digital. Pero muchas veces el “like” se convierte en “mírame y no me toques” o en “SPAM” que, en el último momento, no se convierte en nada…